.

.
AL OTRO LADO DEL MURO

miércoles, 19 de abril de 2017

Hola

Pues no se yo si un republicano  convencido de toda la vida como el amigo Kif pueda decir algo malo de la Segunda Republica. ( !!A POR LA TERCERA COÑO¡¡¡ )
Vamos al asunto de la II Republica. Las señoritas meretrices o las trabajadoras del amor, (las putas) que culpen una dura funcion social, es evidente, que su trabajo es uno de los mas pesaos que se conocen. Pero de ahi a sindicarlas en el convenio del metal por muy republicano que uno sea no se yo que decir.
Vamos a ver que no me estoy inventando nada y que yo no tengo nada en contra con dichas señoras y que dichas señoras cumple una mision social muy necesaria desde los Sumerios, o antes,  asta nuestros dias.
Durante la Segunda Republica los responsables del tema, los politicos, no se les ocurrio otra cosa que encuadrar a las que ejercen el oficio mas viejo del mundo ( putas )  dentro del sindicato del metal, creando ademas como en todos los sindicatos categorias segun las caracteristicas laborales de tal respetable gremio.
Increible tu, esto no me lo estoy inventando. Atentos lo que pone aqui.
Las cocottes eran las fijas de las clases altas, las cortesanas cuando eran las amantes de la clase media, las que ejercian en burdeles se agrupaban en la categoria de mala vida, y las que ejercian su curro en la calle eran las peripateticas. Todo esto estaba legislado y controlado por el sistema, la Republica.

Peripatetico es como yo me puedo encuadrar en mi situacion laboral, con un misero sueldo al final de mes, aunque lo haga bajo techo. Un saludo calvete.
Kif

2 comentarios:

  1. El carnet de la CNT durante la República recordaba a los afiliados que estaba prohibido trabajar gratis. Ya ves.

    ResponderEliminar
  2. Es que una Republica es una Republica.

    ResponderEliminar